Lo que nadie te cuenta sobre la tristeza

Llevo unos días triste, muy triste.
Tuve que tomar una decisión dura, sacrificar a Rocco mi querido perro, después de 14 años. Que sensación tan grande de responsabilidad, yo y solo yo decido sacrificarlo ¿quién soy yo para decidir sobre su vida? me he ido preguntando estos días. Rocco, seguro que lo entenderás.

Esto me ha llevado a dejarme sentir y a sostener la tristeza, y me gustaría compartir contigo todo lo que me ha aportado.

Gracias a la tristeza me siento serena y en calma, me esta ayudando a bajar a la tierra y hacer reflexión sobre muchas situaciones de mi vida, en estos momentos se apaga el ruido externo y solo queda el interno, lo escucho. Me esta enseñando a ser más paciente, a parar de la vorágine y ponerle sentido, a planificar, a reestructurar, a reaprender.
Lleno mis pulmones al máximo de aire y me recuerda que necesito respirar.

Ya llevo unos días para mi suficientes, y ahora la suelto, dejo que se vaya poco a poco, despacio, con cada expiración.

Gracias de nuevo tristeza por todo lo que me haces crecer, te abrazo, te acojo y te suelto.

¡Hasta pronto!

 

Artículo escrito por: Maica Santander, terapeuta gestalt y corporal.
Si quieres que te ayudemos a gestionar tus emociones ofrecemos sesiones individuales y grupales.
Puedes contactar conmigo por teléfono al 666.18.26.90.
No Comments

Post A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies