Abandonar la terapia: qué hay detrás de ello

abandonar la terapia

Comenzar terapia psicológica es una decisión difícil, que requiere de valor, de mirarse a sí mismo internamente y enfrentar tus propios miedos, prejuicios, traumas, recuerdos y demás. Pero por el otro lado es muy sencillo abandonar la terapia y recluirse en una zona de confort en la que “no se hablan de los problemas” pero tampoco se sanan. 

Motivos por los cuales los pacientes tienden a abandonar la terapia hay de sobra, pero por lo común esta no suele ser una decisión positiva, ya que en la mayoría de los casos los pacientes evaden o abandonan la terapia en su comienzo o a mitad de camino, digámoslo así.

Causas y consecuencias de abandonar la terapia

De nuevo, las causas son múltiples y varían según el paciente, pero las más comunes son:

Desmotivación: El paciente piensa que en esa primera o segunda sesión terapéutica no ha visto ningún avance y que su vida sigue tal cual como antes, independientemente de si la sesión fue un éxito o no. En estos casos, el paciente puede salir de la sesión terapéutica con una sonrisa en su rostro, pero en el momento en el que enfrenta la vida diaria de nuevo, tiende a creer que no hay cambio alguno. 

Consecuencia: Invariabilidad en los problemas, o mantenerse en el mismo círculo negativo. Que se agraven estos problemas en cierta medida porque el paciente llegue a pensar “es que no tengo solución”.

Ansiedad: Como comentamos anteriormente, el empezar sesiones terapéuticas suele ser un paso bastante difícil de tomar, y si tenemos a un paciente que sufre de ansiedad, de entrada, la cuestión se pone más compleja. Esta sensación de impaciencia, de confrontamiento hacia los problemas, de estar al borde de un abismo, es todo lo que embarga a la persona a quien la ansiedad no le permite seguir con su terapia, pero en realidad en terapia esta ansiedad también irá disminuyendo.

Consecuencia: Para el paciente genera mayor rechazo a la terapia, porque la experimenta casi como un hecho traumático por el que se tiene que forzar a pasar, y ¿quién querría eso? Y por supuesto esto también se traduce en la no solución de los problemas del paciente ahora nublado por la ansiedad.

Solución mágica: Una vez tratado y entendido el problema principal que el paciente desea solucionar, este puede llegar a pensar que el comprenderlo e incluso aceptarlo o actuar en pos de cambiarlo, ya esto representa una solución, y no es precisamente así. Entonces el paciente tiende a creer que ya está solucionado, o que perdió importancia.

Consecuencia: El problema sigue allí, seguramente más atenuado, pero aún queda un camino que el terapeuta puede evidenciar, y debe invitar al paciente a seguir tratándose porque la mejoría puede ser aún mayor. Una gran consecuencia de esto es que el problema regrese a futuro y con mayor fuerza, y algo de confusión porque el paciente ya lo creía sanado.

No toquemos ese tema: Existen pacientes que no logran abrirse del todo y se niegan a tocar ciertos temas, en su mayoría, temas problemáticos y de los que surge una variedad de miedos, molestias, traumas o puntos inconclusos. 

Consecuencia: El hecho de que el paciente se niegue a hablar de algún tema en particular no permite ni solucionar ese problema, ni los derivados del mismo.

Estas serían algunas de las causas más comunes para que el paciente abandone la terapia, pero claro está que existen más motivos menos tajantes. Y si algo hemos aprendido es que la terapia es un proceso, una cantidad de acciones que lograrán un fin, usualmente a largo plazo, no inmediatamente, aunque es posible ver pequeños cambios en el camino.

Otro punto importante es que dicho cambio en el paciente tiene que venir desde la persona, no desde el terapeuta, este es solo un facilitador dentro del progreso del paciente, un guía.

Y como les agradecemos 🙂

Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

YA CASI ESTAMOS...

Rellena estos datos para que podamos tener una entrevista:

YA CASI ESTAMOS...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la guía: