Alimentación Terapéutica o AT

alimentación terapéutica

Quizá habrás escuchado en algún momento que “somos lo que comemos”, y qué tal si te dijese que existe un tipo de alimentación terapéutica que sirve como apoyo a personas con algún tipo de problema psíquico y que dicha alimentación ayuda increíblemente con su tratamiento, y se convierte en parte del mismo.

Table of Contents

Este tipo de alimentación no solo mejora la calidad de vida del paciente, si no que incluye alimentos que aportan características importantes y pensadas para su condición particular. Permite que en los procesos crónicos se reduzca el exceso de inflamación del organismo y permite mejorar la capacidad de detoxificación, reparación y regeneración de los tejidos y órganos dañados. Este tipo de síntomas podemos verlo en personas que sufren de ansiedad la cual inhibe el apetito y complica la alimentación, por mencionar una enfermedad psíquica, ya que este tipo de alimentación también contribuye a la mejora alimenticia de otras enfermedades.

¿Qué trae el plato?

Un ejemplo de una comida ideal para ayudar en la mejoría del paciente podría ser un plato que combine alimentos favorables, que posean una elevada diversidad y moderada cantidad de cada uno, así tenemos entonces: verduras, hortalizas (vitaminas y hierro), jengibre, legumbres, hongos, quinoa (fuente de proteína), trigo sarraceno (para evitar el gluten), arroz integral (aporta alta cantidad de fibra), frutos secos crudos (grasas saludables), huevo orgánico o criollo.

¿Qué hay de los tiempos de cocción?

Para este tipo de alimentación es preferible que los alimentos estén crudos, o poco hechos, bien sea al vapor, en baño maría, a la plancha, o guisados en cazuela a baja temperatura. Utilizando muy poco aceite de coco virgen o aceite de oliva virgen extra, en bajas temperaturas.

También recomendamos que los almuerzos sean comidas abundantes mientras que las cenas sean muy ligeras, cenando 3 horas antes de acostarse. Y debe existir un período de mínimo de 12 horas entre la cena y el desayuno básico, tomando solo agua o infusiones (esto es lo que se llama ayuno intermitente, pero en su versión más sencilla, ya que pueden incrementarse la cantidad de horas a 14, 16 y muchas más horas).

    Pero una alimentación terapéutica no estaría completa sin agregar los micronutrientes, tales como son las vitaminas activas, los minerales esenciales, los ácidos grasos omega 6 y omega 3, y los aminoácidos esenciales y semiesenciales. 

    Es importante incluir los micronutrientes dado que a muchas personas con enfermedades crónicas se les dificulta la absorción de los mismos, ya que estos no se encuentran tan abundantes en las comidas. Estas personas a su vez suelen tener un mayor gasto de estos micronutrientes, provocando una lenta regeneración de tejidos, de no poseer la cantidad necesaria.

    Toda esta combinación en la alimentación se considera necesaria para fortalecer la terapia existente, y para servir de apoyo para el paciente y lograr una mejoría más rápida. De igual forma, quienes no sufren de ninguna enfermedad pueden apegarse a este tipo de alimentación y su cuerpo y mente se lo agradecerán.

    Comparte este artículo

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    YA CASI ESTAMOS...

    Rellena estos datos para que podamos tener una entrevista:

    YA CASI ESTAMOS...

    Rellena estos datos para que pueda enviarte la guía: